Podría encarar algún tema político, o hablar sobre los campeones de cada raza (mi paso por Agricultura y Ganadería no me dejó dichos conocimientos), pero me pareció más interesante relatar la experiencia en el lugar, ya que es la primera vez que voy, y no sé cuántos de ustedes habrán tenido oportunidad de ir.

Optamos por ir el domingo, ya que el clima estaba a nuestro favor (por muy poco), y nadie tenía botas en caso de que lloviera. Si bien fuimos en un horario donde toda la “emoción periodística” ya había ocurrido: la visita de Héctor Gay, la conferencia de Solá y Lavagna ya había finalizado; nos resultó imposible acercarnos a la exposición de la raza equina Peruano de Paso; pudimos disfrutar del evento, muy atentos a todo, con el propósito de encontrar un disparador para la nota.

Primero, el perímetro es muy, muy grande. Creo que tuvimos éxito recorriendo cada recóndito espacio al que se podía acceder. Segundo, para ser una Exposición de Agronomía e Industria, había una variedad de hechos ocurriendo al mismo tiempo. Eso sí, no logré obtener algún folleto de la Exhibición o mapa para ubicarme, sólo había uno, enorme, frente al ingreso por el Camino Parque Sesquicentenario.

Mapa de la Sociedad Rural, así tienen la guía que yo no tuve. Foto: Nicole Corvera.

Rodeamos a los caballos Peruano de Paso en la pista central(8), y fuimos a ver los corrales bovinos(4). Decidimos regresar al punto inicial(flecha) por un camino trasero, sorteando los baños(17) y el galpón de equinos(3). Ahí había toros, más vacas (de otra raza) terneros y novillos, y el corral de equinos(5). Cuando salimos del camino avistamos el camión cisterna de los Bomberos Voluntarios de Cerri, que siguen en la búsqueda de donaciones, y ofrecían un asado comunitario a la derecha de (6). Frente a su carpa había apostados dos puestos de comida: turca y mexicana (pensamos que era algo más elaborado y relacionado con las colectividades, pero no). Al costado vendían productos de elaboración artesanal: ponchos, cinturones, etc; más adelante había quesos, vino patero y otros artículos (todo esto ocurría cerca de la Balanza(6)).

A la altura de (10) no había puestos de comida, sino que vendían piscinas, y tractores John Deere. De hecho, todo el espacio de (11) y (17), se utilizó para dejar en exposición tractores (Massey Ferguson), silos, autos, motosierras, y ¡más piscinas!

Atravesando el “parque automotor” improvisado estaba el ingreso a un pequeño ¿parque de diversiones? Sumando así más atracciones para la familia, especialmente para los niños. Puestos de comida: asado, choripan, pochoclos, gaseosas. Las dos mayores atracciones eran:

Nunca supe el nombre del primer juego, el segundo es La Vuelta al Mundo.

Nunca supe el nombre del primer juego, el segundo es La Vuelta al Mundo.

Luego, continuamos hasta la pista de equinos, donde competían entre 3 y 5 hombres con sus caballos para arrear vacas. Una carrera que convocó a muchos espectadores. Cuando optamos por regresar al punto inicial, nos topamos con dos chicas (pensamos que eran girl scouts) del Claret, que vendían brownies, torta de coco, galletas, para recaudar fondos. Una de las chicas iba a misionar con su curso. La otra recolectaba para viajar el año que viene (también con el curso) a Polonia, a conocer al Papa.

Lo único que nos faltaba recorrer en estas instancias eran los Pabellones Ignacio(1) y Olaciregui(2), donde nos encontramos cosas fascinantes, por ejemplo: Un nene que no tendría más de 10 años, con una serpiente constrictora en el cuello; una jaula con 6 pavos reales dormidos y uno acicalándose (los colores eran hermosos). También aprovechamos para sentarnos a descansar un ratito, tomar mate, comer brownies, y observar a la gente que pasaba.

En Olaciregui vendían mates, vajilla de plata, prendas de ropa más elaboradas (remeras, bolsos, camperas), había un kiosco y puestos de comida, Revoque Eventos tenía un stand. En Ignacio, en cambio, vendían más productos artesanales, había un puesto de la Bolsa de Cereales (donde buscamos si estaba Iván Ullmann). Un caso llamativo fue un espacio –que no recuerdo qué vendía– dónde la atracción se la robaba un peludo disecado, con un cigarrillo, una mano de Truco y ¿una botella de Fernet?

Así es como un paseo que nunca habíamos hecho, terminó siendo súper entretenido y lleno de anécdotas, acompañado de muchos mates (sí, recorrimos la Rural con el mate en la mano). Es una exposición que puede ser interesante tanto para la gente que tiene campo o busca adquirir nuevos animales para sus cabañas, como para la gente que busca un paseo familiar distinto. Una observación un tanto indignante, que podría dar pie a otra nota: ¿La gente  es realmente tan sucia como para tirar basura en cualquier lado, o hacían falta más tachos para arrojar residuos?

1) En los corrales bovinos. 2) Los caballos que arreaban. 3) Para que vean que lo del peludo era cierto.

1) En los corrales bovinos. 2) Los caballos que arreaban. 3) Para que vean que lo del peludo era cierto.

Otros datos.

El toro Gran Campeón Aberdeen Angus se vendió en $220.000 el lunes, y fue comprado por la cabaña La Candelaria de Estela en Puán. Cabe destacar que, la misma raza se vendió en el 2014 por $80.000. Los datos fueron extraídos de La Nueva Web.

En el ámbito político, ningún personaje del oficialismo municipal se hizo presente en el evento, a pesar de la importancia que tiene para nuestra zona y alrededores. Sin embargo, la Exposición de Ganadería e Industria, sí contó con la participación de Felipe Solá (candidato a gobernador por el massismo), y Roberto Lavagna; quien en conferencia de prensa afirmó: “Hay que bajar muy fuerte los impuestos a la inversión”.


Carla Pereuilh, Giuliana Crucianelli, Facundo Muñoz, Nicole Corvera.