Artículos de opinión de alumnos de Periodismo acerca del 2 de mayo de 1982, la referencia del hundimiento del crucero ARA “General Belgrano”, que se pretende revalorar en el histórico conflicto del Atlántico Sur.

¿Quién es tu héroe?

Por Luciano Meneghini (*)

Te pregunto: ¿Sabés qué pasó un día como el 2 de mayo, pero de hace 34 años (1982)? Las respuestas y las versiones pueden ser varias; está bien que así sea.
Es imposible ponerse en la piel de miles de jóvenes (me corrijo, de héroes); qué palabra, ¿no?
También me atrevo a preguntarte: ¿A quién le decís héroe? ¿A una persona que mete un gol en una final del mundial de fútbol? ¿A Diego Maradona? En fin, podría estar un rato…
Vivir con incertidumbre, frío y hambre. Que te lleven a la guerra sin saber por qué y bancarse todo. Creo, definitivamente, que eso te convierte en un héroe.
Que los ingleses te hundan el crucero ARA “General Belgrano” y sólo poder salvarte por una mayor fortuna, o ayudar a tu compañero que, me imagino, era un hermano.
¿Por qué nadie, o la mayoría de nosotros, no sabe qué paso el 2 de mayo de 1982?
Quizá sólo basta con recordar el 2 de abril pero, te aseguro, la fecha del hundimiento del “Belgrano” tiene la misma importancia.
Cumplir órdenes sin preparación, luchar en altamar, saber que a familiares y a amigos, en la Argentina, les daban información falsa (“Estamos ganando”). Hasta redactar una carta que nunca iba a llegar. Y lo peor: que nunca volvería.
El 2 de mayo de 2016 se cumplieron 34 años del hundimiento del “Belgrano”. Por los héroes y tripulantes, ¡Viva la patria!

(*) Alumno de segundo año de Periodismo del ISCCS.


Por los 2 de mayo; por los héroes

Por Franco Giunchiglia (*)

Demás está decir que 24 horas no albergan el recuerdo que los soldados argentinos merecen. Navegan hace 34 años en el mar de los héroes, después de que la misma injusticia que los llevó a la guerra acabe con sus vidas. Queda materializado, en el ARA “General Belgrano”, el honor con que murieron por la patria y que, en cada uno, permanecerá el recuerdo de estas vidas inocentes.
Dos inescrupulosos gobiernos, si así se los puede llamar, los llevaron a la guerra. De este lado del agua, cabecillas militares, en complicidad con los medios, plasmaron en los argentinos una verdad inexistente. De aquel lado, la obsesión de Margaret Thatcher de obtener una imagen positiva que ya había perdido.
Jóvenes argentinos, y profesionales ingleses, se encontraron en el medio de las aguas, o mejor dicho, de este lado. Es que, en un sitio prohibido, la Dama de Hierro ordenó que atacaran a la tripulación argentina. Más allá de lo técnico y táctico que tiene este horrible juego de la guerra, queda corto llamar Día Nacional… ¿Por qué recordarlos sólo en abril de cada año?
Con el “Belgrano” se hundieron vidas con futuro, proyecciones, ideas y por qué no, también próceres. Me tomo el tiempo de recordarlos todos los días, porque eran jóvenes como yo y eso me provoca una profunda tristeza. Se trata de familias destrozadas que, 34 años después, luchan día a día para que esos nombres se recuerden con el respeto que merecen.
En tiempos en los que el valor de una vida parece menor al costo de un celular, el recuerdo de cada una de esas personas estará acompañado del respeto y el honor que se supieron ganar.
Cada uno se debe encargar de hablar, difundir y recordar a aquellos soldados que, sin conocerlos, pelearon por todos; incluso, hasta por esos que los enviaron a aquel campo minado marítimo. Ni estas palabras describen tal recuerdo. Pero es mi tarea: para que más jóvenes tengan el recuerdo vivo y permanente de esos soldados, hoy, y para siempre, héroes.

(*) Alumno de segundo año de Periodismo del ISCCS.


El día (no muy recordado) del dolor

Por Natalia Bellotti (*)

Tristeza, impotencia y dolor. Son las emociones que me recorren al recordar, una vez más, la Guerra de Malvinas.
Mis familiares, que no la vivieron en carne propia, pudieron sentirla como espectadores. Cada vez que me cuentan, la cara se les cubre con una expresión de vacío.
Pese a que la fecha generalmente recordada para los caídos de Malvinas es el 2 de abril, lo cierto es que la mayoría de las personas, y los medios de comunicación, se olvidan de un hecho muy importante que cambió el rumbo de aquella terrible guerra: el hundimiento del crucero “General Belgrano”, producido el 2 de mayo de 1982.
“La junta argentina es una pandilla fascista. Nos robaron las Islas Falklands”. Estas fueron las palabras que expresó la actriz Meryl Streep, encarnando el papel de Margaret Tatcher, en la excelente película de origen británico La Dama de Hierro.
El film, que cuenta la vida de la entonces Primera Ministra de Inglaterra, la muestra, por momentos, como una mujer fría y decidida. “Yo no negociaré con criminales ni con ladrones; las Falklands pertenecen a Inglaterra. Las quiero de vuelta”, decía, ante la posibilidad de realizar un tratado de paz que finalizaría el conflicto.
Al escuchar estas declaraciones, y ver la frialdad con que trataba el asunto, comencé a notar cómo se me tornaba la piel de gallina. Un sentimiento de bronca e impotencia es lo que pude sentir cuando, en la película, se muestra el festejo de los ingleses, con globos y banderas con sus colores representativos.
“¡Lo hiciste bien Margaret!”, le decían, entre risas.
No, no hizo nada bien. ¿Acaso hizo bien en dejar que miles de soldados, tanto de su país como del nuestro, perdieran la vida? ¿Estuvo bien el hecho de no negociar la paz, sabiendo que la Argentina se había rendido y que Inglaterra tenía, a nivel económico, mayores ventajas en cuanto a buques y aviones, además del apoyo de países europeos y la de una potencia mundial como los Estados Unidos? ¿Acaso hizo bien en dejar que ocurra una masacre, sabiendo, desde el principio, que era una guerra ganada?
Lo único que nos queda por hacer es recordar y, principalmente, tener presente al 2 de mayo como un segundo día oficial de la Conmemoración del Veterano y de los Caídos en la Guerra de Malvinas. Aunque, sin duda alguna, y sin atarse a fechas oficiales, esto permanece y permanecerá por siempre en la memoria de los argentinos.

(*) Alumna de segundo año de Periodismo del ISCCS.

admin